jueves, 16 de abril de 2009

Teatro colectivo

Carolina Duran, mi gran amiga diseñadora-ilustradora nos invito a participar de este super ejercicio...una locura de lo mas entretenida, en base a este cuento "la princesa y el guisante" seis dedicadas alumnas de su taller, incluyéndome, nos unimos para darle forma atraves de la ilustracion....yo tuve el encargo de la escenografía....gran reto pues era en un formato muy pequeñito y esta reina con cara de "quien sera...?"
fue divertido y el resultado genial....tantas cabezas y una sola pasion....sonreir y disfrutar

gracias Carola..como siempre!...y amis amigas Paty, Sinthia, María Paz, Gloria y Evangelina...un placer!!!!











"La princesa del guisante[Cuento infantil. Texto completo]
Hans Christian Andersen


Érase una vez un príncipe que quería casarse con una princesa, pero que fuese una princesa de verdad. En su busca recorrió todo el mundo, mas siempre había algún pero. Princesas había muchas, mas nunca lograba asegurarse de que lo fueran de veras; cada vez encontraba algo que le parecía sospechoso. Así regresó a su casa muy triste, pues estaba empeñado en encontrar a una princesa auténtica.
Una tarde estalló una terrible tempestad; se sucedían sin interrupción los rayos y los truenos, y llovía a cántaros; era un tiempo espantoso. En éstas llamaron a la puerta de la ciudad, y el anciano Rey acudió a abrir.
Una princesa estaba en la puerta; pero ¡santo Dios, cómo la habían puesto la lluvia y el mal tiempo! El agua le chorreaba por el cabello y los vestidos, se le metía por las cañas de los zapatos y le salía por los tacones; pero ella afirmaba que era una princesa verdadera.
"Pronto lo sabremos", pensó la vieja Reina, y, sin decir palabra, se fue al dormitorio, levantó la cama y puso un guisante sobre la tela metálica; luego amontonó encima veinte colchones, y encima de éstos, otros tantos edredones.
En esta cama debía dormir la princesa.
Por la mañana le preguntaron qué tal había descansado.
-¡Oh, muy mal! -exclamó-. No he pegado un ojo en toda la noche. ¡Sabe Dios lo que habría en la cama! ¡Era algo tan duro, que tengo el cuerpo lleno de cardenales! ¡Horrible!.
Entonces vieron que era una princesa de verdad, puesto que, a pesar de los veinte colchones y los veinte edredones, había sentido el guisante. Nadie, sino una verdadera princesa, podía ser tan sensible.
El príncipe la tomó por esposa, pues se había convencido de que se casaba con una princesa hecha y derecha; y el guisante pasó al museo, donde puede verse todavía, si nadie se lo ha llevado.
Esto sí que es una historia, ¿verdad?

FIN

8 comentarios:

Leonor dijo...

wwoooww, pero que proyecto tna interesante, entretenido, estimulante!
las felicito chicas guapas, creativas y talentosas
muchos abrazos

Patricia González Palacios dijo...

gracias amiga, sus palabras son siempre tan dulces y alentadoras, que bueno que le gusto,un beso.

Sinthi-illimani ;) dijo...

señoras y señores..........
me encanta lo que se ha formado en el taller, y lo mejor, la multiplicidad de miradas que dan a un solo objetivo.... la misma semiotica narrativa visual, encantador, ludico y dinamico.....

cote, especialemnte por tu encargo, me encanta como utilizacion la cromia..... y su luminosidad.....

Un abrazo cordial.....
besitos y cariños mil
sinthillimani of course!

Evangelina dijo...

Todo esto encanta y me encanta...
Muchas gracias por compartir tus sueños y acoger los nuestros...

sandra conejeros dijo...

oh! que buen proyecto... muy buena mezcla !
me ha gustado mucho la expresion en el rostro del personaje que has ilustrado..

un abrazo querida!

AquilaE dijo...

De casualidad llegue hasta aqui...preciosos trabajos lo que hace!!,muy inspiradores.

saludos.

Patricia González Palacios dijo...

Que bueno que pasaste a verme, cuando quiera amiga y ya te voy a mandar unas cositas que te tiene la Margarita, un besito, pucha que me da respeto esta reina cada vez que la veo.

Anónimo dijo...

Ilustraciones hermosas! Tienen un aura increíble - Usted es el campeón, Cote!!!!

Un abrazos
Iwona