miércoles, 15 de julio de 2009

Cómo contar un cuento


Le pidieron cierta vez a un rabí, cuyo abuelo había sido discípulo del Baal Shem, que relatara un cuento sobre su maestro.
— Un cuento — dijo — debe ser contado de tal manera que se convierta en una ayuda por sí mismo — Y continuó —.Mi abuelo era cojo. Una vez le pidieron que refiriera un cuento y él describió cómo el santo Baal Shem acostumbraba saltar y bailar mientras oraba. Mi abuelo, transportado por sus propias palabras, se puso de pie y comenzó a brincar y a danzar como lo hacía su maestro. Y desde ese momento se curó de su cojera para siempre.
¡Es así como un cuento debe ser contado!

Cuento de la tradición jasídica
obtenido del blog de Graciela Pérez Aguilar

3 comentarios:

Patricia González Palacios dijo...

Tal vez algunas veces deberían contar bien los cuentos, así habría menos personas cojas, no crees, un besito, tu amiga .

Graciela Pérez Aguilar dijo...

Me parecen lindísimas tus ilustraciones y tu blog.

Cariños,

Graciela

vichomartin dijo...

Tus ilustraciones me fascinan. Felicitaciones.